Tipos de heridas en la piel

¿Qué es una herida?

Una herida es una lesión que se produce cuando las capas de la piel que se encuentran más expuestas sufren daños o se rompen. Las heridas se pueden dividir en heridas agudas y crónicas. 

Las heridas agudas siguen un proceso de cicatrización normal hasta recuperar la integridad anatómica y las funciones de la piel. En cambio, las heridas crónicas son aquellas que no progresan en el orden y  tiempo convencionales, por lo que sanan a un ritmo más lento, cicatrizan parcialmente o son recurrentes después de haber sanado total o parcialmente. Para la cicatrización de heridas crónicas es necesario no sólo tratar la herida sino también diagnosticar la enfermedad subyacente que podría estar causando la reincidencia, como úlceras varicosas o heridas en diabéticos.

Las causas de las heridas son múltiples:

  • Heridas accidentales como quemaduras, desgarros o raspones.
  • Heridas causadas por enfermedades en la piel como psoriasis o eccemas
  • Heridas causadas por enfermedades subyacentes como diabetes o hipertensión, o bien por estados patológicos como la obesidad.

Herida quirúrgica, es decir, la herida que se produce durante una cirugía, regularmente con un bisturí y que es cerrada durante el mismo procedimiento, ya sea con pegamento, grapas o sutura.

Heridas infectadas

Cuando una herida no sana correctamente aumenta el riesgo de que se infecte. Una herida infectada es el resultado de la presencia de bacterias antes o después de que se presente la herida. Antes, por ejemplo, si la herida es ocasionada por un vidrio sucio o un clavo oxidado. Después, en el caso de que la herida no se limpie y proteja adecuadamente. La presencia de bacterias también puede deberse a la zona del cuerpo en el que esté la herida, por ejemplo, hay más bacterias en los pies, las axilas o las ingles.

Para conocer cómo curar una herida infectada primero hay que identificar algunas señales que permiten saber si una herida está infectada:

  • Dolor extraordinario y fiebre en la zona de la herida.
  • Mal olor expelido por la herida.
  • Sensación de punzadas o palpitaciones en la herida.
  • Exceso de fluido, específicamente de color amarillento (pus).
  • Cambios anormales de color (enrojecimiento) o tamaño (hinchazón).
  • Enrojecimiento alrededor de la herida.

¿Cómo curar una herida infectada?

Puedes evitar complicaciones si sabes qué hacer si una herida está infectada, sin embargo, siempre es indispensable la intervención de una persona especializada para tratar una herida que se ha complicado, ya que una infección mal tratada puede tener daños irreversibles, incluso la muerte. El primer paso indispensable para curar una herida es lavarse muy bien las manos con jabón antibacterial, si es necesario se deben usar guantes médicos. En caso de no usarlos, el aseo después de haber lavado la herida es igual de importante.

Cualquier tratamiento para tratar heridas infectadas involucra el aseo a profundidad con un jabón antiséptico diseñado específicamente para tratar heridas, que contenga ingredientes activos que promuevan la regeneración del tejido, además de tener una poderosa acción bactericida para aliviar la infección.

Dependiendo el tipo y la gravedad de la herida, después del aseo profundo viene la aplicación de algún producto antiséptico para heridas que evite que la infección siga avanzando, al tiempo que ayuda en el proceso de cicatrización.

Los mejores productos para tratar las heridas son aquellos que no irritan la piel y que no presentan alto riesgo de alergia, como el yodo. Mantén tus productos para desinfectar heridas en un lugar limpio y a temperatura ambiente, ciérralos bien después de usarlos y evita agarrarlos con las manos sucias, ya que los envases podrían contaminarse y generar un efecto contrario al que buscas.

Cicatrización de heridas

La cicatrización de una herida depende de múltiples factores, uno de ellos es la profundidad de la herida. A mayor profundidad, mayor tiempo de cicatrización. Una herida superficial puede afectar las primeras capas de la piel y algunos vasos sanguíneos, a diferencia de las heridas profundas, que pueden dañar tendones, músculos, ligamentos, nervios y en los casos más extremos algún hueso.

Para saber cuánto tarda en cicatrizar una herida profunda es necesario conocer primero la clasificación de las heridas según su profundidad,que de entrada se dividen en superficiales y profundas:

  • Superficiales, cuando solo afectan a la piel.
  • Profundas, cuando atraviesan la piel y afectan al plano múscular, que se encuentra debajo de la piel.
    • Heridas penetrantes, cuando atraviesa órganos internos que no están “huecos”, llamados órganos macizos. Algunos ejemplos de órganos macizos son: riñones, hígado o bazo.
    • Heridas perforantes, cuando atraviesan órganos huecos , como los que componen al aparato digestivo.

Algunas heridas, sobre todo en pacientes con alguna enfermedad subyacente, pueden empezar como superficiales y convertirse en profundas conforme pasa el tiempo debido a una mala atención, por ejemplo una herida de pie diabético, que podría iniciar en un corte y terminar en una herida que comprometa otros componentes debido a las complicaciones durante el proceso de cicatrización.

En una persona sana las etapas de sanación de una herida inicia prácticamente en cuanto se produce.

Proceso de cicatrización de heridas:

  • La sangre invade la zona de la herida, mientras sale “arrastra” hacia afuera los cuerpos ajenos a la piel, previniendo el riesgo de infección.
    • IMPORTANTE: No todas las heridas sangran: las quemaduras. úlceras de decúbito o algunas heridas punzantes no sangran.
  • Los vasos alrededor de la herida se contraen para disminuir el flujo de sangrado.
  • Las plaquetas se agrupan para detener la hemorragia.
  • La enzima “trombina” forma una malla llamada fibrina, que contribuye a la formación de coágulos.
  • Los coágulos ayudan a detener la hemorragia de los vasos lesionados y a formar una barrera que aísle la herida del exterior, que conocemos como costra.
  • Una vez que se ha formado la costra, un tipo de glóbulos blancos llamados neutrófilos actúan en la herida para eliminar bacterias y hongos. La población máxima de neutrófilos en una herida sucede entre el primero y segundo día después de haberse originado la lesión.
  • A partir del tercer día, cuando la población de neutrófilos ha decrecido, aparecen los macrófagos, cuya principal función es fagocitar los cuerpos extraños que entran al cuerpo o bien que se producen dentro, como los desechos de los tejidos (células muertas).
  • Una vez que los leucocitos (neutrófilos y macrófagos) han hecho su trabajo, los macrófagos segregan mediadores, encargados de iniciar la reparación de la capa media de la piel, llamada dermis.
  • En la fase de proliferación primero se regenera el tejido de la herida; después se contraen los márgenes, es decir, se empieza a hacer más pequeña. En este proceso se genera tejido fresco, llamado tejido granular, así como nuevos vasos sanguíneos.
  • Los queratinocitos, células principales de la epidermis, la capa más superficial de la piel, avanzan desde los bordes de la herida hacia el centro, con el objetivo de cerrarla. Este proceso puede durar hasta 24 días.
  • En la etapa de maduración poco a poco el nuevo tejido irá adquiriendo mayor fuerza y flexibilidad. El proceso de maduración de una herida puede tardar hasta dos años.
    • DATO CURIOSO: El tejido de una cicatriz tiene el 80% de resistencia de lo que tenía el tejido original.
    • DATO CURIOSO: Cuando la lesión es en la epidermis no se forma cicatriz, solamente cuando se afecta la dermis.
  • Una vez finalizado el proceso de cicatrización, la lesión tendrá uno de los siguientes tipos de cicatrices:
    • Cicatriz atrófica. Formada en la epidermis, no desaparece conforme pasa el tiempo. Parecen estar hundidas respecto a la piel que está alrededor.
    • Cicatriz queloide. Son cicatrices gruesas, se dan cuando hay presencia extraordinaria de colágeno durante la recuperación. Es como si una herida se “sobrecurara”. En algunas ocasiones, si están cerca de articulaciones, pueden limitar los movimientos, debido a la fibrosis.
    • Cicatriz hipertrófica. Son causadas por el exceso de tejido que se genera sobre una herida. Tienen una apariencia elevada y suelen tener un tono más oscuro o rojizo.

Cada herida merece un tratamiento diseñado especialmente para su atención, en el que se incluyan activos que ayuden a la limpieza de la  herida al tiempo que promueven la regeneración del tejido. El ozono es un activo que tiene múltiples beneficios en el tratamiento de heridas de todo tipo, sobre todo cuando es empleado en productos elaborados en laboratorios especializados, pues esto garantiza que el ozono se mantenga estable para brindar los resultados esperados.

Ver Producto:

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, estás hablando con el equipo Trioximed.
¿Cómo podemos ayudarte?