¿Qué son las várices?

Las várices son el resultado de la dilatación o inflamación de las venas a causa de la acumulación o retención de sangre en sus paredes y válvulas. Si no se tratan a tiempo las consecuencias de las várices pueden ser graves.  Es común que las venas se inflamen si una persona está de pie por períodos prolongados de tiempo, actividad que evita la adecuada circulación de la sangre por las venas, causando que las válvulas fallen, deteriorando el tejido y dando pie al problema del sistema venoso conocido como várices o venas varicosas

Mujer masajeando sus piernas varicosas con una crema para aliviar la pesadez y mejorar la circulación.

¿Cuál es el perfil más propenso para tener várices?

Habitualmente esta enfermedad afecta a más mujeres que a hombres. La aparición de venas inflamadas o várices no siempre está acompañada del fallo en las válvulas de las venas, también hay otros factores que desencadenan este mal. A continuación describiremos el perfil más propenso a desarrollar várices o arañas vasculares.

  •       El factor de la edad es fundamental en el desarrollo de várices. Con el paso de los años es normal que se vayan deteriorando las válvulas de las venas, perdiendo fuerza y dejando de funcionar correctamente, por eso es común que personas mayores a 55 años las desarrollen con más facilidad a diferencia de personas con una edad menor, aunque eso no es meramente discriminatorio, pues el 35% de las personas adultas en edad laboral, principalmente mujeres, ya presentan los principales síntomas de várices: dolor en las venas, venas rojas en las piernas, entre otros.
  •       Las mujeres son más propensas a desarrollar várices, esto a se debe a una menor tonicidad muscular de la pared venosa, así como a la influencia de los estrógenos y la progesterona. En contraste, las várices en hombres sólo se presentan en 1 de cada 4.
  •       El embarazo, la menopausia o el periodo previo a la menstruación son etapas propensas para el desarrollo de várices, incluso la toma de anticonceptivos puede ser un detonante, ya que también alteran el equilibrio hormonal.
  •       Un estilo de vida inactivo o vida sedentaria (estar mucho tiempo sentado o la falta de movimiento) pueden traer problemas de circulación sanguínea a largo plazo. Para contrarrestar estos hábitos es recomendable hacer ejercicio por lo menos tres veces a la semana.

Si eres de las personas que tienen mala alimentación, es momento de hacer lo posible por mejorar ese hábito, pues alimentarte de una forma inadecuada es factor para la aparición de várices. Estos son algunos alimentos que producen várices o ingredientes que puedes eliminar de tu dieta o bien disminuir su consumo: 

  • Sal común 
  • Enlatados 
  • Papas o camote fritos 
  • Sopas de sobre o instantáneas 
  • Salsas industrializadas como la catsup o BBQ 
  • Encurtidos
  • Pan blanco 
  • Galletas 
  • Embutidos 
  • Carne roja 
  • Pescados salados o ahumados 
  • Alimentos precocidos 
  • Mantequilla 
  • Jamón 
  • Pastelillos 
  • Café 
  • Chocolate
  • Alcohol

¿Por qué salen las várices?

Para saber por qué salen las várices en los pies o las piernas tenemos que entender que el sistema venoso de nuestro cuerpo está compuesto por vasos sanguíneos (venas) de paredes muy finas, diseñadas para soportar una presión baja cuando regresa la sangre al corazón. Al ser menos elásticas que las arterias, las venas tienden a presentar ensanchamientos al exterior, dando como resultado un aspecto abultado y torcido.

Este sistema está compuesto por venas con válvulas que permiten la circulación de la sangre en un único sentido y venas un poco más pequeñas con un número mayor de válvulas en comparación de las más grandes. Por lo regular las venas más pequeñas se ubican en la parte inferior del cuerpo, siendo más numerosas en áreas donde la circulación sanguínea hace su recorrido en sentido contrario a la acción de la gravedad y en zonas donde las venas están expuestas a compresiones naturales por los movimientos del cuerpo.

¿Qué impulsa la sangre? La sangre es impulsada por la gravedad en las extremidades superiores (cabeza, cuello, brazos, tronco), por esta razón la parte superior del cuerpo no tiende a tener problemas de várices , mientras que las extremidades inferiores (venas en las piernas o en los pies) luchan con la fuerza de gravedad para que la sangre regrese al corazón. Los responsables de este retorno sanguíneo son la contracción muscular, el impulso de los latidos cardiacos y el efecto aspirativo del sistema circulatorio pulmonar o los pulmones. Estas fuerzas en conjunto con el sistema valvular de las venas, permiten el paso de sangre al corazón y al cerrarse las válvulas se impide el reflujo de la sangre.

Cuando falla uno de estos mecanismos se produce la insuficiencia venosa, provocando la aparición de várices, edemas, y en casos no tratados oportunamente se produce la trombosis venosa.

Tipos de várices

Várices grado 1 | Arañitas o Varículas

En la primera etapa puedes apreciar cómo el color de las venas es entre azulado y morado. Es común que su forma sea más parecida a unas arañitas que a una vena normal. Normalmente para esta etapa el único problema que representan es estético, aunque es probable que en casos aislados causen sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

 

Várices grado 2

Las venas afectadas comienzan a ser más visibles a causa de la inflamación y los síntomas en las piernas comienzan a ser más difíciles de manejar, entre ellos los más frecuentes son: pesadez, cansancio, dolor, calambres, hormigueos, sensación de calor, picores y escozores.

 

Várices grado 3

Para esta etapa los cambios de color en la piel son más visibles, los síntomas se comienzan a complicar, las venas están más dilatadas y tienden a deformarse.

 

Varices grado 4

En la última etapa la piel comienza a presentar zonas eccematosas y úlceras, estas últimas son muy difíciles de tratar y pueden infectarse con facilidad.

Para atender los últimos grados de las várices es recomendable que visites a un especialista en várices, pues es muy probable que necesites una cirugía de várices.  La especialista te ayudará indicando el mejor tratamiento para insuficiencia venosa. Evita los remedios caseros para las varices inflamadas ya que pueden empeorar su estado. Más adelante hablaremos acerca de los remedios para las várices en las piernas.

 

Síntomas de várices

Los síntomas principales de las várices son:

  • Venas hinchadas y visibles en la superficie de la piel
  • Inflamación de los pies y los tobillos
  • Dolor y pesadez en las piernas
  • Calambres y punzadas en las piernas
  • Picazón en la parte inferior de las piernas
  • Cambia de color la piel en el área donde se ubican las várices

¿Cómo prevenir las várices?

La mejor manera de prevenir las várices es detectar a tiempo si nuestro cuerpo presenta un problema relacionado con el sistema venoso en la parte inferior del cuerpo, hacer ejercicio en medida de lo posible y llevar una buena alimentación, por lo que este es el mejor tratamiento de várices para evitar su evolución. También puedes complementar aplicando una crema para várices

No olvides que las várices son una patología producida por la edad, embarazo, sedentarismo o herencia genética por lo que en estos casos solo nos queda aprender a vivir con ellas, pero con medidas de prevención concientes y un control óptimo podrás minimizar riesgos y complicaciones.

Una alimentación balanceada, así como una hidratación adecuada pueden ayudar a tu cuerpo para evitar las várices. Otros factores como el tabaquismo también afectan considerablemente la circulación de la sangre en nuestro cuerpo.

 

¿Cómo se quitan las várices o cómo eliminar las arañitas en las piernas?

Aunque no existe una medida cien por ciento eficaz para evitar la aparición de varices o arañitas en las piernas, sí es importante destacar que es posible tener un control adecuado para evitar su desarrollo.

Especialistas en Cirugía Vascular recomiendan lo siguiente:

  •       Intenta tener un estilo de vida saludable
  •       Ten  actividad física y frecuente por lo menos 20 minutos al día
  •       Evitar estar de pie por tiempos prolongados
  •       Evita el sobrepeso
  •       Evita una vida sedentaria

Entendemos que pensar constantemente en cómo eliminar las várices o en cómo eliminar las arañitas de las piernas puede ser un tema desgastante o frustrante, pero es de suma importancia que estés al pendiente de los cambios que veas en tus venas, así evitaras que evolucionen rápido. Usar una crema de ozono para várices te puede ayudar a disminuir los síntomas. 

Mujer acariciando con ambas manos sus piernas.

¿Son buenos los remedios caseros para las varices y arañitas?

Los remedios para las várices que encuentras en internet no siempre son la mejor opción para eliminar uno o varios males que afectan nuestra salud, pues no conoces a detalle los ingredientes de los que están compuestos y los efectos que pueden tener a largo plazo.

No olvides que las causas de las várices se deben a múltiples factores, por lo que hay probabilidad de que sea un tratamiento específico el que necesites y no algo casero.

El uso de remedios caseros para las várices en las piernas y arañitas, no garantiza su prevención o control adecuado, lo mejor es usar productos calificados por especialistas en el tema, como una crema para disminuir várices o bien si ya tienes várices en sus últimas etapas, lo recomendable es que consultes una clínica de várices y comiences a tratar esta patología lo más pronto posible.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, estás hablando con el equipo Trioximed.
¿Cómo podemos ayudarte?