¿Cómo desinfectar una herida?

Todas las personas, en algún momento de nuestra vida, tendremos una herida superficial o profunda en la piel. Cuando eso sucede los movimientos son más complicados y causan dolor, más si la herida está en algún pliegue, manos o pies.

Las heridas pueden ser causadas por cortes, raspones, golpes, punciones, una mala cicatrización o un granito mal atendido, entre muchas otras causas.

Aunque en una persona sana una herida superficial y pequeña no representa peligro para su salud, deben de ser tratadas de manera adecuada y lo más pronto posible. Dependiendo su profundidad o si existe alguna enfermedad subyacente pueden darse complicaciones que van desde cicatrización lenta hasta una infección severa. Es indispensable tomar las medidas necesarias para evitar que la herida se infecte, ya que una infección mal tratada puede causar daños irreversibles en el tejido.

¿Qué hacer con una herida?

Lo recomendable es iniciar cuanto antes con el proceso de curación o lavado. Si dejaste pasar tiempo antes de curar la herida verifica que no esté infectada. Los síntomas de infección son evidentes: aumenta la temperatura, duele al mínimo tacto, cambia de color la piel y puede aparecer una secreción amarillenta comúnmente conocida como pus.

Herida en el muslo de una persona, infectada y con pus.. Se debe de lavar con médicamentos especializados para evitar infecciones.

¿Cómo lavar una herida?

Pasos para lavar una herida o curar una herida que ya está infectada:

  • Lava tus manos con un jabón antiséptico durante 30 segundos, así evitarás la acumulación de más bacterias en la herida al momento de curar.
  • Usa una gasa para comenzar a limpiar la herida, mójala con agua y frótala sobre Heribac Jabón hasta que se haga espuma. Con ayuda de la gasa con espuma retira suavemente toda la suciedad o pus existente alrededor de la herida. Seca bien con otra gasa esterilizada antes de aplicar Heribac Gel o Heribac Aceite. No seques la herida con algodón, deja fibras muy delgadas que pueden causar una nueva infección.
  • La aplicación de Heribac Aceite o Heribac Gel dependerá si la herida es superficial o profunda. Si es necesario puedes cubrir la herida con una gasa y venda limpia. Mantener la herida bien tapada evitará que empeore y favorecerá su cicatrización, sin embargo es importante que no impidas la oxigenación del tejido.

Después de la primera curación, deberás lavar tu herida de 2 a 3 veces al día y repetirlo por lo menos 4 días, en este periodo la herida deberá de cicatrizar. Es importante que en este lapso de curación y cicatrización verifiques los cambios en la herida y la piel alrededor.

Si la curación es la adecuada, verifica que:

  • No haya inflamación
  • No te cause dolor si tocas la herida
  • Que no tenga mal olor
  • Que su color sea normal
  • Que tenga una temperatura igual a la del resto del cuerpo
Piel con una cicatriz en su etapa final.
El cuidado de heridas es importante, vigila todos los días el proceso de cicatrización, si notas síntomas de infección acude con un especialista, es probable que la infección haya evolucionado y requieras de un tratamiento especial.

Ahora que lo sabes, también es importante tener un botiquín de primeros auxilios en el que procures tener antisépticos y desinfectantes especializados como: jabón antiséptico para heridas, gasas, vendas, gel o aceites que aceleren el proceso de cicatrización en la piel.

Ver Producto:

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, estás hablando con el equipo Trioximed.
¿Cómo podemos ayudarte?